Ir al contenido principal

Entradas

Mi arte poética

Mi arte poética (José Chamorro)

Escribo desde el alma que aniquila la razón y no de sin razones del corazón deseadas Escribo porque nací poeta en una generación postrada en la melancolía Escribo cuando vuelo en la noche oscura de mis pensamientos en ausencia de firmamento Escribo para otros y para olvidarme de mí mismo Escribo en la torre de marfil de mis ilusiones donde el porvenir es incierto Escribo al amanecer cuando cae la noche y renace el ocaso Escribo a sangre fría como un sicario enmudecido de cobardes letanías Escribo con versos de medianoche y resabios del mañana Escribo sobre la vida y la muerte, el amor y la melancolía Escribo bajo la sombra de los poetas muertos y en el túmulo de sus memorias Escribo junto a los poetas vivos de mi tierra que recrean mundos en agonía Escribo al lado de gigantes sentados en hombros de enanos Escribo porque si no hubiera escrito, hubiera muerto, y si muriera habría vivido Porque si no tuviera un lápiz y un papel, estaría tuerto Porque si hallara una promesa de amor, escribiría una y mi…
Entradas recientes

Cuerpos resentidos (Reedición)

(Poesía de madrugada)
Original: Febrero 2016 Reeditado 20 noviembre 2017
Palabras echadas al olvido sin prejuicios del mañana, escribir
Soltar la mano, arremeter la escritura
Encarar el pasado, sostener los pensamientos
Ser libre a través de sueños y palabras, ausentes de pecado universal
Buscar nuevas y reinventar las viejas ilusiones
Sentirse artista y humanizar el arte,
Escribir sin fin, por un mañana transitorio en la memoria
¿Ser recordado? Una ilusión baladí, trivial como un orgasmo
La medianoche es el lugar perfecto para ti y para mí
Es el momento climático de nuestros cuerpos
Amatorios entresijos son mis versos hechos carne
Resentir el noctámbulo fin de nuestros cuerpos, amar de madruga
Desear la muerte como se desea un beso tuyo
Renacer al siguiente día como un cristo de las catacumbas
Corrupto en el santísimo sacrificio por la humanidad perdida
José Chamorro

Nostalgia ahogada. (2 febrero 2014)

La impotencia de existir. Siento una pena que me carcome desde las entrañas, es vivir en contradicción, es un llanto que me ahoga por dentro, es el insoportable malestar de vivir y convivir junto a otros, el recibir órdenes como si tuvieses una incapacidad para pensar por tu cuenta. No me gusta que piensen por mí, controlo mis pensamientos y mi vida, no se las dejo en las manos de otros, ésa es la gran diferencia. Algunos han dicho que se debe a una seriedad intelectual, a un formalismo endémico, pero es y ha sido la forma de ser que me caracteriza, amo a mis seres queridos, a mi núcleo más cercano, pero quién escribe necesita un tiempo de aislamiento, para cultivar las ideas propias y si quiénes te rodean en el día a día no comprenden aquello, quizás la mejor decisión es apartarse, estar lejos de los tuyos por el tiempo, por el simple hecho de no verlos.

El amor es un sentimiento trágico para algunos, que nace de un sentimiento incondicional. A ratos no tolero la convivencia. Mis pa…

Nostalgia me invades traicionera

Recuerdos de los años ya pasados, traes a la memoria

Marchitos están en la frágil sentencia del olvido

Pensamientos van y vienen buscando quedarse

Los retengo un instante y los dejo partir

Vuelvo a ellos como si fuese ayer, los hago vida

Imágenes agolpan mi escritura y se pierde en tus avenidas

Nada queda, solo resistir y retener el primer momento

Esos sentimientos del primer amor, de su sonrisa, de lo que fue

Nada permanece, es la vida un sueño al abismo

Una ilusión baladí en tu hondura viril de hombre al despertar

Eres la ironía de saber que la vida fue sabia y nos apartó

Que te dejó ir para que fuese libre en tus silencios

Tus manos y tu cuerpo refrescan mi humanidad, presa de ti

Se esconden mis lágrimas en tu mejilla rogando verte una vez más

A la espera aguardo el beso que nos debemos insinuante

Te deseo como amantes no declarados de nuestra juventud

José Patricio Chamorro,
12 noviembre 2017, Chillán

Hombre frente a la ciudad.

Siento una mirada a la distancia, unos ojos que me observan fijamente como inquiriendo que yo también sé su secreto. Ambos nos conocemos muy bien. Lleva varias semanas asomándose a los límites del edificio frente a los almacenes Corona, donde he sobrellevado mi aciaga existencia los últimos meses,  soportando las estridencias de la ciudad a diario, sin poder salir. Él desvía la mirada, al igual que las mujeres que hace unos momentos observaban mi vestido floreado de encajes. Ellas se van, buscan un lugar más a la moda. Lo miro de reojo. Lo veo de espaldas mirando a los cielos. Alza sus manos al aire y las deja caer. Él sabe que conozco su secreto. Quiénes no somos de este mundo nos reconocemos. Su hora está por llegar. Se desploma su cuerpo en el pavimento de la ciudad. Quince pisos no bastaron para mermar su tristeza. Mismo sentimiento que invade mi gesto artificial.
Taller Literario "Cuentos de bolsillo". Biblioteca Municipal de Chillán. 2 noviembre 2017.

Deseos.

Esta tarde me he sentido deseada. Varios ojos se han posado en mí. Siento cómo observan cada detalle de mi silueta y cómo sus ojos miran con envidia mi talle cuasi natural. La ciudad pasa frenética frente al abismo que nos separa. Cuántas veces he soñado con atravesar el cristal, tocar mis propias prendas y vestir a la moda como  ellas, pero la fortuna es ciega. Ellas envidian mis encajes de alta costura, mi sombrero de plumas, mi cabello rizado o atrevido escote. Lo sé, porque las puedo oír. Pero lo que no saben es que en realidad soy yo quién las envidia a ellas; su grácil caminar, sus mejillas sonrosadas, sus labios color pasión y risueñas sonrisas, ¡Ay, si solo pudiese sonreír! Pero la mueca perfecta y el pulcro vestir hasta agotar stock son el destino de los maniquíes de escaparate.
Taller Literario,  "Cuentos de Bolsillo". Biblioteca Municipal de Chillán. 2 noviembre 2017.

Día de los muertos.

Día de los muertos.

Soledad el día de los muertos como alma en pena, llueve

Cae la noche al vacío y se despiertan rumores lejanos

Sisean, trastabillan, se levantan y tropiezan los silencios

Morir es sobrellevar culpas y remorder el pasado

Ser mártir en la rutinaria indiferencia de quién lleva a cuestas el peso del mundo

Verdugo de sueños aportillados en la memoria calcinada

Agonía inescrutable de quiénes se saben hechos para la muerte

Cuerpos olvidados en rescoldos intermitentes de la cansina humanidad

Se desvelan en aguaceros las palabras oprimidas

Se precipita en diluvio universal la placentera nostalgia de las horas

Quietud es el alud que nos aguarda

Sonríe desdeñosa la mujer con su guadaña

31 octubre 2017.
Chillán
José Patricio Chamorro.

Temor sombrío. (28 octubre 2016)

“El amor no prospera en corazones que se amedrentan de las sombras”.William Shakespeare.

Temor sombrío.

Los días se suicidan hacia el final de la jornada al perderse tu presencia

Se visten de atavíos solemnes para esta ceremonia de verte partir

El corazón de los lunes se agita en la ansiedad inminente de tu llegada

Los martes extienden sus brazos a tu corporeidad infinita que llena el vacío

Los miércoles son la antesala de mis desdichas, la nostalgia de saberte un instante

Los jueves desfallecen en misericordias destempladas en horizontes agónicos de melancolía

El mal mentado viernes es el inicio del fin del holocausto en que me sumerges

La llegada del sábado resplandece como un crepúsculo desvanecido de atardeceres

El domingo es la muerte inminente de los días que se consumen en ausencias

Mueren lentamente en parsimoniosa quietud como estatua marmolada

Es el lirio quebrantado de los jardines del amor.

José Patricio Chamorro, 28 octubre 2016.